la vueltita verde

Juan llevaba de enamorado tres años con una chica muy linda llamada Alexandra, y hasta el momento no había intentado tener relaciones sexuales con ella.

Un día empezó a acariciarla apasionadamente, le quitó toda la ropa, pero cuando intentó hacerle el amor, ella se excusó diciendo que solo haría eso después del matrimonio, pero que una vez casados podría hacer hasta “La Vueltita Verde” con ella.

Muy confundido con esto, Juan llamó a Johanna (una mujer con quien el tenía sus escapadas). Fue al departamento de ella y le pidió que hicieran “la vueltita verde”.

Johanna, asustada, comenzó a gritar diciendo que ella era una mujer respetable y que nunca se le pasaría por la cabeza hacer una cosa de esas y le ordenó salir inmediatamente de su casa diciéndole que se olvidara para siempre de ella.

Mas confundido todavía, Juan decidió ir a un prostíbulo. Escogió una mujer linda, se fue para un cuarto con ella y le preguntó si ella hacía de todo.
Ella le respondió que hacía cualquier cosa por dinero. Entonces Juan le pidió que hiciera “La Vueltita Verde” con él. Ella, puta de profesión, respondió que a pesar de ser una prostituta y ramera, era una mujer que se respetaba mucho y lo empezó a agarrar a golpes.

Oyendo aquel alboroto el cabaretero abrió la puerta de una patada y preguntó ¿Qué carajo está pasando? Juan, más confundido que nunca, le dijo que solo le había pedido a la mujer hacer un poquito de ” La Vueltita Verde” con él. Al oir esto, el cabaretero enfureció y lo saco a empujones del prostíbulo gritándole que no volviera a aparecer por ese lugar.

Aún confundido, Juan fue a buscar a “LALO” (un gay) para aclarar las dudas al respecto. Cuando lo encontró en su peluquería, se saludaron muy efusivamente, y Fulvio le dijo que estaba dispuesto a pasar una noche con él. Juan se lo llevó y le propuso también hacer “La Vueltita verde”.
Fulvio no soporto oir eso y comenzó a golpearlo con la secadora de cabello y le dijo que era un desgraciado que no quería volver
a verlo más en su vida y lo echo,
ayudándose de otros peinadores que estaban con él.

Juan estaba ya ansioso, enloquecido… Fue, buscó a Alexandra (su enamorada) y le pidió que se casara inmediatamente con él. Quería hacer el amor con ella pero más que eso mataba por hacer “La Vueltita Verde”.

Alexandra aceptó y muy eufórica enfatizó que lo haría muy feliz y que harían “La Vueltita Verde” todas las veces que quisieran. Se casaron… y fueron de luna de miel.

Juan, muy inquieto, quería interrumpir el viaje para hacer la tal “vueltita verde”…
En esa ansiedad, desvió su atención del camino, y se estrelló contra un trailer, provocando un accidente. Alexandra… murió.


Él está hasta ahora tratando de averiguar que es “La Vueltita Verde”… y yo también.
Perdí mi tiempo leyendo esta mierda y al final, no te dicen que carajo es “La Vueltita Verde” así que no pienso quedarme con esta duda yo solo.
Asi que te pregunto….. ¿Que es la vueltita verde?

Juan y el facha

Esta es la historia de Juan, un chico huérfano que vivía en una iglesia, laburando para un cura. El pibe limpiaba, planchaba, barría, hacía mandados, compras, mantenía la iglesia y los departamentos de la misma.
Un pibe bueno, amable, servicial, y muy humilde. El cura era como un padre para él.
Los años fueron pasando y el chico fue creciendo… Las cosas empezaron a cambiar ya que con su adolescencia también llegaron las salidas, amigos, mujeres, ropa… y demás cosas superficiales que les interesan a estos muchachitos.
El sacerdote que lo había cuidado desde que era sólo un infante se fue dando cuenta que Juan iba a empezar a demandar otro tipo de cosas, y no sólo comida y algún que otro juguete muy de vez en cuando.

Un día Juan se le acercó y le dijo:
-“Padre ya estoy re-podrido de estar comiendo guisos y fideos hervidos todo el tiempo, quiero comer algo rico. Quiero ir a comer a McDonalds!”

A lo que el cura contestó:
-“Bueno, andá nomás hijo. Tenés mi autorización.”

Juan:
-“… Pero dame plata…”

Cura:
-“… Perdoname Juan, pero vos sabés bien que en la iglesia no tenemos ingresos… y lo poco que tenemos lo usamos para mantener todo… No tengo plata, pero igual vos andá y cuando te cobren vos decí que “VAS DE PARTE DEL FACHA”.”

Juan se quedó mirándolo, y aceptó. Se fué al McDonalds… En el camino iba pensando en el cura y en porqué le dijo eso de ese tal Facha, y quien carajo sería ese “Facha”.
Llegando al McDonalds, Juan pidió una hamburguesa simple, una coca chica y… nada más.

Al momento de cobrarle la cajera le dijo:
-“¿Tarjeta o efectivo?”…

A lo que Juan contestó:
-“¡VENGO DE PARTE DEL FACHA!”

Ahí nomás la cajera le dijo que vaya a sentarse que le iban a servir un banquete especial: 3 hamburguesas especiales completas, ensalada de lo que él quisiera, gaseosa (las que quiera, a gusto), postres helados artesanales… Y si necesitaba algo más que pidiera.

Juan totalmente sorprendido, se dio el gusto de su vida y comió todos los manjares que “de parte del Facha” pudo disfrutar.
El mismo día cuando volvía hacia la iglesia pensó en preguntarle al cura acerca del Facha, pero creyó que sería mejor no ser tan preguntón y aprovechar.

Pasaron unos días y Juan pensó que sería buena idea cambiar la indumentaria, ya que por mucho tiempo había estado utilizando ropa usada que la gente regalaba a la iglesia para los pobres. Así que fué con el cura:

Juan:
-“Padre necesito ropa URGENTE, no puede ser que siga con estos trapos usados, parezco un ciruja”

A lo que el cura contesto:
-“Bueno, andá nomás a comprarte algo de ropa m´hijo. Tenés mi autorización.”

Juan:
-“¡Pero necesito plata! ¿Como voy a comprar sino?”

Cura:
-“… Perdoname Juan, pero esto ya lo hablamos hace unos días ¿te acordás? Sabes bien que en la iglesia no hay plata… y lo poco que tenemos lo usamos para mantener todo… No tengo plata, pero igual vos andá y cuando te cobren vos decí que “VAS DE PARTE DEL FACHA”.”

Juan se quedó mirándolo, y nuevamente, aceptó. Se fué hacia la tienda de ropa deportiva mas cercana, algo chica y humilde, pero de todas maneras era la única que Juan conocía… En el camino iba pensando en el cura y en quién poronga sería ese tal “Facha”, la identidad de este sujeto le causaba mucha intriga.
Llegando a la tienda de ropa deportiva, Juan se puso a elegir ropa y escogió: una remera gris de extraña marca y procedencia, un pantalón jean que estaba en el cesto de las ofertas que además tenía unos detalles de mala costura… Y también unas zapatillas imitación Nike, en este caso “Mike”.
La compra no pasaba los 35 pesos. Así que Juan pensó que era lo correcto y se dirigió hacia la caja:

Al momento de cobrarle la cajera le dijo:
-“¿Tarjeta o efectivo?”…

A lo que Juan contestó:
-“¡VENGO DE PARTE DEL FACHA!”

Al instante la cajera agarra el teléfono, marca… y dice en voz baja y rápido: “Urgente, acá llegó un chico que dice que viene de parte del Facha, ¡¡¿¿que hago!!??, ¡¡¿¿que hago!!??”
En menos de 30 segundos llegaron 5 minas infartantes (todas 1,75m, 90-60-90, dos morochas, una colorada, una rubia y una que tenía pinta de china o algo así) que agarraron a Juan del brazo y lo llevaron hasta la tienda deportiva mas grande de la ciudad, y lo vistieron de pies a cabeza con ropa de las mejores marcas: Nike, Reebook, Adidas, Umbro, Reef, Avia etc… Los últimos modelos de remeras todas traídas de U.S.A., Inglaterra, Alemania, lo mismo para los pantalones, ropa interior e impresionantes zapatillas que oscilaban los 200 dólares o incluso más.

Juan totalmente sorprendido, salió de la tienda feliz de la vida y vestido con toda la onda, parecía otra persona.
El mismo día cuando volvía hacia la iglesia pensó en preguntarle al cura acerca del Facha, pero creyó que sería mejor no ser tan preguntón y nuevamente… aprovechar.

Así pasaron un par de semanas y Juan pensó que sería muy buena idea comprar un televisor para ver todos esos programas que sus amigos siempre comentaban y de los cuales él no tenía ni la más puta idea.
Por lo que se dirigió hacia el cura y le dijo:

-“¿Padre no le parece que necesitamos un televisor? Usted siempre con esa radio del año del pedo escuchando a los pastores esos y música de la fé y no sé qué mas. Quiero ver televisión, estoy podrido de la radio”

A lo que el cura contestó:
-“Bueno, andá nomás a comprar un televisor, Juan. Tenés mi autorización para hacerlo.”

Juan:
-“¡Pero necesito plata!, ¿cómo voy a comprar sino?”

Cura:
-“… Perdoname Juan, pero esto ya lo hablamos hace unas semanas, ¿te acordás? Sabés bien que en la iglesia no hay plata… y… Andá mejor, andá y cuando te cobren vos decí que “VAS DE PARTE DEL FACHA”.”

Juan:
-“Bueno…”

Juan se quedó mirándolo, y otra vez, aceptó. Se fué hacia la casa del negro José, que le habían comentado que el negro conseguía televisores baratitos de segunda mano (pero todo legal eh), quedaba lejos como a 7 u 8 Km. de la iglesia, igualmente la casa del negro era el único lugar donde Juan sabía que podía llegar a conseguir un televisor.
Cerca de la casa del negro, Juan frenó su caminata y se sentó en una vereda a descansar. Se quedó pensando en el cura, que era una gran persona que lo había cuidado desde muy chico y le había dado un trabajo digno en la iglesia… Ya que Juan era un muchacho muy agradecido de la vida, y de todas las personas que lo ayudaron de alguna u otra manera. Pero otra vez, uno de sus pensamientos más recurrentes y que lo intrigaban cada día más y más se hizo presente: EL FACHA. ¿Quién sería ese enigmático personaje? La verdad que no tenía idea, Juan hacía memoria de las personas a las que el cura frecuentaba y no recordaba ningún “Facha” ni nadie con un apodo parecido, pero bueno… En ese instante apareció el negro José y se sentó con él en la vereda, y le dijo:

-“¿Que hacé´ Juancito?! ¿Que te trae por estos lares che?”

Y Juan contestó:

-“Mira negro, estoy buscando una tele… Quiero entretenerme con algo, además mis amigos siempre hablan de muchos programas y shows y yo no tengo ni idea, y tambien estoy hasta los huevos de la radio del cura”

Negro José:

-“¡Bueno vieja! Tengo un tele chiquito nuevo de 14 pulgadas, con control completito, ¿te cabe este, loco?”

Juan:

-“Si che, todo bien. Me parece perfecto”

Negro José:

-“Una cosa loco, tené´ plata para comprá´?!”

Juan:

-“No… Pero… VENGO DE PARTE DEL FACHA”

Al toque el negro salió corriendo y se fue para la casa. Juan lo siguió. Por la ventana pudo observar al negro José hablando como un desesperado por el celular, a los gritos… No se le entendía una mierda. Algo raro estaba pasando.
Juan pensó en irse de ese barrio alejado y empezar la caminata hacia la iglesia, pero en menos de 20 segundos sus pensamientos desaparecieron ya que estaba sentado en un Lamborghini Gallardo de color azul metalizado, conducido por una rubia de ojos celestes, con unas gomas que ni te cuento. La mina era Pamela Anderson con 20 años menos y mejores siliconas.
Juan estaba mudo. Lo único que pudo hacer en ese momento fue fijar su vista en el escote de esta dotada jovencita.

En menos de 5 minutos estaban en el barrio de Juan, la rubia estacionó el Lamborghini Gallardo al frente de la iglesia y le dijo con un tono extremadamente sensual (ya que la mina se partía en 10.000):

-“Juan no te asustes, entrá al comedor de la iglesia y disfrutá de tu Home Theater nuevo recién traído de Japón (Reproductor Blu-Ray, consola Playstation 3, sistema de audio 10.1, una colección de no se cuantas películas y juegos… etc.), regalo de Sony Electronics, la mejor tienda de Audio y Video de la zona… Nos vemos mi amor…”

Juan se bajó del auto y le dijo:

-“Gracias tetonnn… digo… rubia, sos muy amable”

Esa noche Juan pudo ver tantos shows y progamas televisivos, grabó lo que le pareció mas interesante en un DVD, después lo vió en su Televisor HD de 42 pulgadas, se puso a jugar al “Winning Eleven Special Champion Edition” en la Playstation 3…
Cualquier persona se desenchufaría del mundo y de sus problemas disfrutando de tanta y novedosa tecnología. Juan no. En ningún momento dejó de pensar en ese sujeto tan intrigante, enigmático y misterioso llamado: FACHA. Era como una frase mágica, “Abracadabra”, “Hocus Pocus”… en este caso “Vengo de parte del FACHA”. Una vez mas creyó que sería mejor no preguntar nada acerca de esto al cura y dejar todo como estaba. Si Juan tenía algo bien en claro, era que cuando algo va bien es mejor dejarlo así.

Pasaron unos meses y Juan pensó que sería una excelente idea comprar una computadora, por lo menos para practicar ya que había estado en la casa de su amigo Manuel (el padre vendía computadoras) y de vez en cuando se metía en Internet y Juan se ponía como loco en los chats y viendo webs de chicas ligeritas de ropa.

Así que se dirigió hacia el cura y le dijo:

-“Padre, estuvo pensando seriamente que necesitamos una computadora en la iglesia, nos va a servir para organizar los gastos y el mantenimiento que usted tanta importancia les da”

A lo que el cura contestó:

-“Juan!?!!! Vos estás loco, ¡una computadora cuesta un dineral! Lo siento mi querido hijo, pero no va a ser posible.

Juan:
-“¿Pero no puedo ir de parte del “Facha”? Ya sé que no tenés plata entonces…”

Cura:

-“Ah, sí, sí, sí… Anda nomás. Cuando te cobren vos decí que vas de parte del Facha”

Juan se quedó mirándolo, e igual que en anteriores ocasiones, aceptó. Se fué hacia la casa de su amigo Manuel, que el padre vendía computadoras, y al parecer tenía buena fama en eso. La casa quedaba bastante lejos, por las afueras de la ciudad, así que calculó que iban a ser más de 3 o tal vez 4 horas caminando. Sin embargo las únicas personas que Juan tenía confianza y sabía que trabajaban en informática eran Manuel y su padre. Así que empezó su travesía hacía las afueras de la ciudad.
Habiendo caminado unas 90 cuadras aproximadamente, Juan estaba exhausto y decidió cortar por lo sano y volverse a la iglesia ya que se estaba viniendo la noche y el cura no lo dejaba salir hasta después de las 22:30, pero no iba a volver sin antes tomarse un descanso y de paso refrescarse un poco así que entró a un kiosco en la vereda del frente y le pidió a la señora que atendía si no le podía dar un vaso de agua. Muy amablemente le trajo un vaso de agua fresca, lo cual Juan agradeció como siempre hace, ya que él es un muchacho muy agradecido, de la vida y de todas las personas que lo ayudan.
Saliendo del kiosco (casualidades de la vida) se encuentra con Manuel y su padre que justo se bajaban de la combi (el padre de Manuel también es chofer de transporte escolar, es un tipo muy laburador)… Manuel sorprendido le dice:

Juan:
-“Mirá que casualidad justo estaba yendo para tu casa…”

Manuel:
-“A mi casa?!! Pero si queda como a 50 cuadras de acá”

Juan:
-“Si mirá, es que con el cura de la iglesia queremos comprar una computadora y…”

Manuel:
-“Ah bueno, te llevamos para casa y lo hablamos che, nosotros íbamos para allá.”

Juan se subió a la combi y después de hablar de algunos temas no tan importantes, Manuel le preguntó:
-“¡¿Che que onda el cura?! Pegó algún otro laburo que ahora tiene guita para gastar en una compu?”

Juan:
-“No… Seguimos igual que siempre, pero el cura me dijo que cuando me cobren les diga que vengo de parte del Fa…” (Manuel lo interrumpe)

Manuel (A los gritos):

-“¡¿¡Del Facha!?! No puede ser loco, no puede ser, la re-puta madre que lo re-mil parió…”
En ese momento el padre de Manuel pega un volantazo y la combi vuelca.
Juan logra salir, pero ve que el motor hace un ruido extraño, se prende fuego y… ¡estalla!
Cerca había un puesto de policía donde vieron todo el incidente, por lo que en poco tiempo llega una ambulancia (al pedo porque Manuel y el padre estaban calcinados y completamente hechos mierda entre los pedazos de la combi)
Pero igual los de la ambulancia lo llevan a Juan y le preguntan qué estaba haciendo en la combi, a lo que Juan contesta todo nervioso:
-“Y… yo estaba con Manuel hablando que quería comprar una compu (porque el padre de Manuel vende computadoras, ah y también es chofer de un transporte escolar) cuando le dije que venía de parte del Facha y…”

El tipo de la ambulancia frena de golpe, se baja, saca el celular, marca y dice: “Che urgente, llamalo a Pepe que acá hay un pibe que quiere comprar una computadora y dice que viene de parte del Facha”

Al toque (30 segundos, por ahí… o menos) llega un helicóptero, que traslada a Juan (en otros 30 segundos) a los edificios de Microsoft en la Capital.
Abajo lo estaba esperando en su oficina nuestro gran amigo Billy Bill Gates. (Casualidades de la vida, Billy estaba pasando una de sus tantas vacaciones en Argentina)

Juan maravillado por la majestuosidad del edificio llega a la oficina y saluda a Bill:
-“Hola, ¿¡que está pasando!? ¡No entiendo nada!”

Bill Gates (en un español algo raro):
-“Buenas noches Juan, soy Bill Gates, el hombre mas rico del planeta, me recordarás de sistemas operativos como MS-DOS y Windows 3.11. Te han traído a mis instalaciones para ofrecerte la última tecnología en informática me dijeron que vienes de parte de un gran amigo mío… ¿Es eso cierto?”

Juan:
-“¿¡Manuel es amigo tuyo!?”

Bill:
-“No, no y ¡no! Estoy hablando del Facha”

Juan:
-“Ah, el Facha… Si el cura me dijo que viniera de parte del Facha…”

Después de una simple conversación (Bill tiene poco tiempo y muchas cosas por disponer) se dirigieron hacia la sala de ventas y Juan pudo ver todo lo que le iban a llevar a la iglesia: 50 computadores última generación con procesadores de no se cuantos gigahertz y discos rígidos de no se cuantos terabytes… Pantallas recién traídas de las fábricas en China y Corea del Sur, nueva tecnología de monitores, grabadoras de HD-DVD y Blu-Ray, impresoras láser, y lo más importante lo que Juan quería para chatear y ver webs de chicas con poca ropa: Internet WI-FI de 10GB, lo mismo que tiene Bill en su casa.
Luego de esto, en apenas unos minutos, Bill lleva a Juan a la iglesia en su Ferrari 355 y le dice que le que mande saludos al Facha.

Una vez más, Juan totalmente anonadado por la situación que acababa de vivir: la muerte de Manuel y su padre, la aparición repentina del helicóptero que lo llevó hacia las instalaciones de Microsoft… Estaba totalmente sorprendido.
Se sentó en la vereda de la iglesia a meditar acerca de lo ocurrido. Y se puso a pensar en el cura, que lo había cuidado desde niño, lo había educado y alimentado. Juan era una persona de bien y muy agradecida de la vida y de todas las personas que lo ayudan, gracias al sacerdote de la iglesia del barrio.
En ese instante aparece el cura y le dice a Juan que entrara a ver lo que habían traído, que era una bendición, que la marencoche y la puta que lo parió.

-“¡Juanchi! Estás destrozado che, ¡¿que andás haciendo por acá?!”

Luego de unos meses Juan conoció una chica llamada Lucila. Una piba piola, nada del otro mundo pero estaba bien, era la que a Juan le gustaba, eso era lo importante.
Pasaron semanas y Juan no sabía que hacer para llamar la atención de esta muchachita.
Así que se le ocurrió pedirle al cura comprar una moto, ya que la había visto andando muy contenta en un vehículo motorizado de dos ruedas manejado por un negrito cabeza.
Por lo que fue a buscar al sacerdote y le dijo:

-“Padre, no le parece que necesitamos un vehículo? Una moto, o una bici por lo menos. Nos va a servir mucho para agilizar los viajes al centro para hacer las compras y…”

El cura lo interrumpe:

-“Te entiendo Juan, pero pensá que una bicicleta o una moto cuestan mucho dinero y no creo que con los pocos ingresos que tenemos podramos ni siquiera comprar algo barato, además para algo nuestro Señor nos dió piernas para caminar o correr…”

Juan:

-“Sí, pero la otra vez caminé y estuve casi 4 horas para llegar a la casa de (que en paz descansen) Manuel y su padre y me re-cansé, nos va servir una motito padre, dése cuenta, no sea cabeza dura”

Cura:

-“Tenés razón Juan, te autorizo y te doy mi bendición. Andá a comprar la moto”

Juan:

-“Pero… ¿Tiene plata para los gastos?

Cura:

-“Vos bien sabes que no tenemos plata, así que lo mejor sería que cuando te cobren digas que “Vas de parte del Facha”… y…”

Juan:

-“Ok, ok…”

Sin pensarlo mucho Juan se dirigió hacia el centro de la ciudad, buscando alguna concesionaria de motocicletas. Después de recorrer unas 7 u 8 cuadras encontró una: “Motos -el facha-” decía el cartel.

Juan agarró una notebook que había por ahí entre todo lo que les trajo la gente de Microsoft y se encerró en su cuartito a ver algunas webs de chicas con poca ropa, así se entretenía un rato antes de ir a dormir, ya que por la mañana había que levantarse temprano para hacer el mantenimiento diario de la iglesia. Sin embargo se quedó hasta tarde, posteando en un conocido foro de chicas con poca ropa llamado: ArgXXX.com.ar, se lo había recomendado (Q.E.P.D.) el padre de Manuel hace unas semanas y Juan lo tenía anotado en un papelito.

Juan se quedó totalmente paralizado ante el negocio y su respectivo cartel. Pensó en todo lo sucedido hasta el momento: el banquete de comidas y postres artesanales en McDonalds, las impresionantes mujeres que lo agarraron y lo vistieron de pies a cabeza con la mejor indumentaria importada en la tienda de ropa deportiva mas grande de la ciudad, la llamada del negro José al enterarse que Juan venía de parte del Facha para comprar un televisor, la descomunal rubia de Sony Electronics que apareció y lo llevó en un Lamborghini hasta la iglesia y todo lo que les obsequiaron, la muerte de Manuel y su padre, la aparición repentina del helicóptero que lo llevó hacia las instalaciones de Microsoft…
Pero la sorpresa de que el negocio llevara el nombre de ese místico individuo “El Facha” no molestó para nada a Juan que se adentró en el mismo lo atendió un amable empleado que le preguntó que estaba buscando, a lo que Juan contestó:

-“Quiero hablar con el Facha, esto me está cansando”

Empleado:

-“Disculpame pero no se de qué estás hablando…”

Juan:

-“El negocio se llama -El Facha”, ¿él debe ser el dueño no?”

Empleado:

-“Creo que hay un tal -facha- que es amigo de uno de los dueños, y como sonaba gracioso le pusieron así a la concesionaria… ¿Porqué me preguntas?

Juan:

-“No por nada… Está bien, gracias”

Empleado:

-“¿Vos no vendrás de parte del “FACHA” no?”

Juan:

-“… y… Quería comprar una moto algo económico, y el cura de la iglesia me dijo que cuando me cobraran dijera que vengo de parte del Facha… y…”

Empleado (lo interrumpe):

-“Esperame acá, ya vengo”

En unos segundos el empleado se aparece con dos tipos que lo sacan a patadas a Juan del local, trata de resistirse pero es peor, cuanto más pelea, más golpes recibe. Llevado por la bronca y la calentura del momento agarra una de las motos que estaba estacionada en la vereda, se sube, la pone en marcha y se va.
Esta vez el Facha le había fallado.
Juan sigue sin entender nada.
Unas horas mas tarde Juan se encuentra paseando en la moto (robada del local) por un barrio alejado, pero sin querer atropella a una vieja que iba a comprar yerba al almacén.
La vieja se levanta medio echa mierda y Juan la trata de ayudar, pero la pobre anciana está tan alterada que no acepta la ayuda. A lo que Juan le dice:

-“¡Pero tomatelás vieja argolluda!”

Desafortunadamente Juan comete un grave error al bajarse de la moto e ir a comprar una coca al almacén, ya que la vieja lo estaba observando y llama urgente a la policía para denunciarlo por haberla atropellado.
En pocos minutos Juan es llevado a la comisaría con cargos por robo y violencia motorizada, además de otro cargo por calumnias e injurias a una anciana discapacitada que por la ley… etc.
Ya en la comisaría el joven muchachito está totalmente descontrolado y grita por su libertad, sabe que la vida en la cárcel es dificil y más para un agresor de ancianas, su integridad fisica y anal está en peligro.
Es el momento de que una poderosa presencia ayude a Juan el único que puede ayudarlo es: El Facha.

Juan:

-“¡POR FAVOR, NO ME ENCIERREN, YO NO HICE NADA YO!”
-“!YO VENGO DE PARTE DEL FACHA, YO SOY BUENO!”

Sin querer, Juan pronuncia las palabras mágicas y es liberado.
El comisario mas capo de la provincia se ofrece a trasladar a Juan hasta la iglesia donde él reside…
En el trayecto hacia la iglesia, el patrullero de policía tiene la mala suerte de chocar fuertemente contra otro automóvil: un remís que llevaba al cura de la iglesia, el que era como un padre para Juan él iba hacia la comisaría a buscarlo porque lo habían llamado para avisarle que el muchacho estaba por ser encarcelado.

Esta vez, no tuvo tanta suerte, ni Juan, ni el cura.
El desafortunado incidente deja un herido de gravedad: el cura no podrá sobrevivir, tiene muchos huesos fracturados, e importantes quemaduras de alto grado.
La ambulancia no tarda en llegar.
La tristeza de Juan tampoco.

Ya en el hospital, el cura intercambia las últimas palabras con Juan:

-“Hijo mío, sé que no será fácil para vos, pero tenés que seguir tu vida. Yo ya te enseñé todo lo que debes saber para ser un hombre de bien.”

Juan:

-“Si padre, lo sé muy bien… Pero hay algo que me gustaría saber, y que jamás me dijiste una palabra acerca de esto…”

-“¡¿QUIEN CARAJO ES EL FACHA?!”

Cura (con la voz muy deteriorada, apenas podía mover los labios):

-“Bueno hijo, es hora de que sepas la verdad… El facha es…”
-“El facha… es…”
-“El facha…”
-“…”

-“…”

Y el sacerdote muere en los brazos de Juan. Ahora sí está con el Señor, al que le dedicó su vida: Dios, todopoderoso que vives y reinas por los siglos de los siglos…

¿Y el facha?
No se quien carajo es, esta historia me la contaron masomenos como lo escribí.
Si leíste todo y llegaste hasta acá… te felicito, tenés un aguante terrible, yo casi lo cago a trompadas al salame que me contó esto.

razones por las que envian cadenas

La verdad es que odio pero odio esas cartas cadenas que te envían tus amigos en las cuales dicen que si no mandan este correo a 2000 personas en menos 17 segundos se te va a morir toda tu familia y vas a quedar huérfano pero que hijos de p…
 
Las razones por que las envían son las siguientes.
 
Razón 1 : Tus amigos están muy, muy, muy al pedo.
Razón 2 : Tus amigos solo hacen eso para joder a la gente por que sabe que no les gusta.
Razón 3 : Tus amigos son EMOS.
Razón 4 : Tus amigos no te quieren.
Razón 5 : Tus amigos son unos pelotudos homosexuales y seguramente vos sos tan pelotudo y homosexual que envías cartas cadena a tus amigos y a cualquiera que tengas en tu msn.
Razón 6 : Sos un EMO por eso te los mandan así te pones a llorar.
Razón 7 : Tus amigos deben ser tarados o en su defectos entupidos.
Razón 8 : Vos sos tarado o en su defecto entupido por eso te los mandan así te pones a escribir una carta como esta la que estas leyendo.
Razón 9 : Tus amigos son EMOS ( Denuevo ).
Razón 10 : Tus amigos estàn faltos de la realidad.

Razón 11 : Tus amigos seguramente lo hacen poe que creen que esta bien y piensan que el que lo hace es un genio entonces ellos tambien lo hacen.

Razón 12 : Tus amigos están secuestrados y le pidieron la clave de su msn parar entrar y así mandar cartas cadena, los secuestradores son los de la razón 3 y 9.

Razón 13 : Tus amigos no son tus amigos.

Razón 14 : Tus amigos seguramente tienen una edad de entre 9 y 16 años ( Se han hallado cartas de personas de hasta 40 años ) y son feitos no tienen novio/a  y están apartados de la sociedad.

Razón 15 : Tus amigos te están mandando virus a todos los que habrán el correo. ( Para mayor seguridad eliminar las cartas cadena )

 

A me olvidaba si crees que estas cartas cadena son taradas!
 
Envía esto a 150 personas en menos de 15 minutos sino van a secuestrarte un familiar y le van a cortar un dedo para pedirte rescate.

muchas gracias pablo!!!!!

barra118.gif

Si querés contribuir con Bolupedia, mandanos tus boludeces a:
bolupedia@gmail.com
mails@bolupedia.com.ar

Cómo manejar en Argentina

conductores

Al encender su vehículo:

Implore a su Poder Supremo y encomiendese a el cuidado divino para su protección contra los peligros que encontrará en las calles argentinas. Tenga mucho cuidado con los conductores ‘Marcha atrás’ seguros. Esta clase de conductores son famosos por salir marcha atrás sin importarles mucho por lo que pueda haber en el camino. Si se topa con uno de estos conductores entonces ud. se encuentra en condiciones de poner en práctica ‘el saludo argentino de conductores’.

.

El saludo argentino de conductores:

Para saludar a un conductor argentino baje lentamente su ventana y, con tono grave y fuerte pronuncie “La puta que te parió”, pueden incluirse, al final de la expresión, sustantivos calificativos como Pelado, Gordo/a, Viejo/a, etc. (escoger el más adecuado para la ocasión). De todas maneras esté siempre preparado para responder con un “Que te recontra, sorete”, en caso de que el otro conductor lo haya saludado primero.

.

Luces de giro:

Si un conductor en otro carril enciende su luz de giro, no lo deje ingresar a su carril. De hecho, presione el acelerador y mantengase próximo a él. Es probable que el conductor intente saludarlo, pero ud. ya sabe exactamente que hacer (ver párrafo anterior).

.

Semáforos:

Estos interesantes artefactos suelen encontrarse en las intersecciónes de las calles sin tener ninguna razón aparente, pero si están ahí por algo será. Es muy probable encontrar conductores detenidos observando como cambian las luces de colores (una experiencia fascinante). Los oficiales de tránsito (especificamente la policía o ratis) creen que cada color tiene un significado que el conductor debe respetar. De la observación se ha determinado el significado de cada color.

* Luz Amarilla: Acelere su vehículo tanto como sea posible.
* Luz Roja: Esta luz permite pasar a 5 o 6 vehículos más, después de su encendido.
* Luz Verde: Reduzca la velocidad y espere a que los 5 o 6 vehículos atraviesen su luz roja.

Nota: Es vital tocar la bocina a los 1,5 segundos del encendido de la luz verde.

.

Cambio de carril:

El cambio de carril es considerado una forma de arte en Argentina. Antes que nada, no importa lo que vaya a hacer, nunca encienda su luz de giro de lo contrario estimulará la reación de otro conductor (véase ‘Luces de giro’). Observe al conductor que viene por el carril al que desea pasarse, y ante su menor descuido introduzcase descontroladamente con su vehículo, se sorprenderá al darse cuenta que no es necesario más que un par de centímetros entre vehículo y vehículo. En ese momento será saludado por no menos de tres conductores. Para perfeccionar su cambio de carril, existen diversas técnicas, por ejemplo intente desacelerar su vehículo drásticamente y en cuestión de segundos, no deje de observar el fenómeno de reacción en cadena producido por el conductor de atrás, en medio del caos cambie de carril y acelere.

conductores2

.

Embotellamientos:

Durante los embotellamientos de tráfico se realizan varias actividades divertidísimas, tales como:

* Toque su bocina ritmicamente.
* Retoque su maquillaje (generalmente, para conductoras solamente). Pierda peso sudando como un cerdo, debido a la carencia de aire acondicionado.
* Salude a otros conductores. No necesariamente a los que provocan el embotellamiento.
* Perfeccione su cambio de carril.
* Juegue a ver que tan cerca puede detenerse del paragolpes del vehículo de adelante.

.

Peatones:

Estos individuos son una molestia para los conductores argentinos. En caso de encontrar a alguno de estos particulares personajes, acelere y muestrele quién es el jefe. En las intersecciones, ceda el paso al peatón y en cuanto lo tenga en la mira tirele su vehículo encima. Si no llega a tocarlo (suelen ser bastante hábiles) no se preocupe, seguramente lo habrá asustado lo suficiente.

.

Autopistas:

Formación cuello de botella: Para la ejecución de este tipo de formación, los vehículos deben bloquear todos los carriles conduciendo a la misma velocidad y llendo de lado a lado (así se evita que otros vehículos intenten pasarnos). Es importante conducir a unos 40 km. por debajo de la velocidad máxima permitida. En pleno cuello de botella, las bocinas son un condimento a elección… disfrutenlo!. La red de alerta policíaca: (o ‘caguemos a los ratis operation’) Si Ud. observa un policía al costado de la ruta, deberá dar aviso a los demás conductores de su proximidad. Esto se logra mediante el flasheo de luces, aún durante el día. Esto, evita que veloces conductores o presidiarios en plena fuga pasen un desagradable momento.
.
El cambio de carril ‘Triple’:

Este movimiento requiere de muchísima precisión y creatividad. Debe ser ejecutado rodeado del mayor número de autos posible y en cuestión de segundos, para crear lo que algunos catalogan como ‘pánico general’.

.

Peajes de autopista:

Todos sabemos lo que es estar apurado y no tener cambio para ingresar a los carriles de ‘Pago Exacto’. Con ese fin se han desarrollado técnicas para su comodidad. Introduzcase en el carril de ‘Pago Exacto’, aunque tengo un billete de $100, cuando llegue a la cabina de pago exclame con cara de asombro: “Epa!, me confundí de carril!”, si el operario se niega a aceptar su billete, entonces señale la imponente cola de vehículos que se ha formado detrás suyo y diga: “¿Puede decirles que saquen sus vehículos?… así saco el mío”. Ignore los millones de saludos que recibirá, y sonría.

.

Muchas gracias, Javier!

barra118.gif

Si querés contribuir con Bolupedia, mandanos tus boludeces a:
bolupedia@gmail.com
mails@bolupedia.com.ar

Duda Gramatical

Un maestro explicaba que los sustantivos tienen género y se designan como masculino o femenino:

La casa es femenino.
El lápiz es masculino.

Un estudiante preguntó: – ¿Cómo se debe decir, computadora o computador?*
En lugar de dar una respuesta, el maestro dividió la clase en dos grupos.
Varones por un lado y mujeres por el otro- y les pidió que decidieran si la computadora o el computador debe ser masculino o un nombre femenino. Le pidió a cada grupo que fundamentaran su decisión en al menos 4 argumentos.

El grupo de los hombres decidió que la computadora debe ser definitivamente del género femenino (la computadora) porque:

1. Casi nadie entiende su lógica interna.
2. El idioma nativo en que ellas se comunican entre sí es incomprensible para todos los demás.
3. Incluso los errores más pequeños se guardan en memoria de largo plazo para su posible revisión mucho tiempo después .
4. En cuanto usted tenga una, se encontrará gastando al menos la mitad de su sueldo en accesorios para ella.

El grupo de las mujeres, sin embargo, concluyó que los computadores deben ser masculinos (el computador) porque:

1.
Para hacer algo con ellos, usted tiene que encenderlos.
2. Ellos almacenan muchos datos pero todavía no pueden pensar por sí mismos.
3. Se supone que ayudan a resolver los problemas, pero la mayor parte del tiempo, ellos son el problema.
4. Apenas usted tenga uno, comprenderá enseguida que, si hubiera esperado un poco más, podría haber conseguido otro mejor.

.

Muchas gracias, Lucho!

barra118.gif

Si querés contribuir con Bolupedia, mandanos tus boludeces a:
bolupedia@gmail.com
mails@bolupedia.com.ar

Para que practiquen las vocales

Concéntrense un ratito:
A, E, I, O, U
Hagan el ejercicio es muy didáctico y pásenlo.

FRASE a repetir:

”Mi moto alpina derrapante”

Ahora con puras letras “A”
” Ma mata alpana darrapanta…” Muy bien,

Ahora con la “O”
“Mo moto olpono dorroponto…” Genial!!

Ahora con la ” U”
” Mu mutu ulpunu durrupuntu…..” Perfecto!!

Ahora más difícil, con la “E”
(solito)
“…………………………………………………. ……………………..”

Y ahora envíaselo a alguien,
para que no te quedes con él adentro.

.

Muchas gracias, Franco!

barra118.gif

Si querés contribuir con Bolupedia, mandanos tus boludeces a:
bolupedia@gmail.com
mails@bolupedia.com.ar

El cuatrimestre universitario


En la primera semana:

1

En la segunda semana:

2

Antes del examen semestral:

3

Durante el examen semestral:

4

Después del exámen semestral:

5

Antes del examen final:

6

Una vez que sabés la hora del examen final:

7

7 días antes del examen final:

8

6 días antes del examen final:

9

5 días antes del examen final:

10

4 días antes del examen final:

11

3 días antes del examen final:

12

2 días antes del examen final:

13

1 día antes del examen final:

14

Una noche antes del examen final:

15

1 hora antes del examen final:

16

Durante el examen final:

17

Una vez que saliste del examen final:

18

Después del examen final, en vacaciones:

19

.

Muchas gracias, Sofía!

barra118.gif

Si querés contribuir con Bolupedia, mandanos tus boludeces a:
bolupedia@gmail.com
mails@bolupedia.com.ar